AHORA EN VIVO

Internet Explorer no es compatible.

Descargue Chrome o Firefox para disfrutar el servicio.

El Clima en

HOY

MAÑANA

PASADO

Por qué la mayoría de ONG's han dejado de rescatar gente en el Mediterráneo
Por qué la mayoría de ONG's han dejado de rescatar gente en el Mediterráneo

Médicos sin Fronteras, Save the Children y Sea Eye han sido las tres últimas ONG’s en bajarse del barco. Todas ellas han estado los últimos meses rescatando inmigrantes en el Mediterráneo en la que es la peor crisis migratoria desde la II Guerra Mundial, que ya ha dejado más de 2.200 ahogados en 2017 en una travesía desde Libia a Italia que es muy peligrosa. Las tres organizaciones no han cesado sus operaciones voluntariamente, sino que lo han hecho obligadas por las circunstancias. Estos son sus motivos.

Ver fotos
Los trabajadores de Proactiva rescatando a inmigrantes en el Mediterráneo (AFP).

– La hostilidad de las autoridades libias

Libia vive inmersa en un conflicto interno por el poder desde la caída de Gadafi en 2011. Uno de los contendientes es el Gobierno de Unidad de Trípoli, apoyado por la Unión Europea, que ha decidido incrementar su zona de operaciones desde las 12 a las 70 millas marinas, donde se sitúan las aguas internacionales.

En este contexto, las ONG’s han sufrido amenazas e incluso Proactiva Open Arms, organización española, ha denunciado que su barco, el Golfo Azzurro, ha sido secuestrado durante casi 2 horas por los guardacostas libios, llegando incluso a decirles que les iban a disparar si no seguían sus órdenes. Es en este contexto de inseguridad y de violencia en el que MSF, Save the Children o Sea Eye han decidido plantarse por el momento.

– Falta de respaldo institucional

Las ONG’s también han denunciado en los últimos meses la soledad que sienten en el rescate de los inmigrantes en el Mediterráneo. No han recibido ayuda de las autoridades e incluso han sufrido presiones para que dejen de salvar vidas. El apoyo de la Unión Europea a los guardacostas libios, a los que han entrenado y equipado y que siempre han mostrado una actitud hostil hacia estas organizaciones es la mejor prueba.

Pero además han sido frecuentes las declaraciones de altos cargos que ponían en duda el esfuerzo que estaban haciendo estos grupos en el mar. El ministro del Interior de España, Juan Ignacio Zoido, vinculó el trabajo de las ONG’s con la inmigración irregular en unas polémicas declaraciones que causaron mucha indignación en la sociedad. No ha sido el único. La Fiscalía italiana ha investigado la relación entre algunas organizaciones y las mafias dedicadas al tráfico de personas. La presión internacional sobre ellas se ha vuelto insostenible.

Ver fotos

Un inmigrante exhausto descansa en la cubierta del barco de Proactiva (AP).

– El código de conducta italiano y las elecciones a la vista

Pese a que durante los últimos años ha habido varias rutas marítimas que han empleado los inmigrantes para llegar a Europa, la más transitada actualmente es la de Libia e Italia. El país transalpino ha recibido a más de 600.000 personas en los últimos cuatro años y las encuestas muestran que la sociedad italiana cada día está más en contra de la inmigración.

En un contexto en el que se van a celebrar elecciones en 2018, las autoridades se han puesto manos a la obra a la hora de intentar parar este flujo migratorio. El error es que en vez de ir a la fuente del problema, la intención es tal y como han dicho las ONG’s “atrapar a la gente en Libia”.

Hace unas semanas el Gobierno italiano le impuso a las organizaciones un código de conducta para poder seguir rescatando en el Mediterráneo que tenía varias condiciones inaceptables para estos grupos. Por ejemplo, Médicos sin Fronteras lo rechazó en un vídeo ya que consideraba que el resultado sería “una disminución de la eficiencia y de la capacidad de las misiones de búsqueda y rescate”. Así, de esta manera las autoridades italianas lograban que todas aquellas organizaciones que no respaldaran sus condiciones se vieran obligadas a atracar sus barcos.

– Incapacidad de garantizar la seguridad

Finalmente otro de los motivos que ha obligado a algunas ONG’s a dejar de realizar su labor en el Mediterráneo es el no poder garantizar la seguridad de sus trabajadores. En un clima de creciente tensión en el mar, los trabajadores sufren amenazas y ven que su vida está en riesgo y lo que defienden las organizaciones es que cualquier empleado pueda trabajar en unas condiciones óptimas. Al no cumplirse esta máxima, no pueden continuar.

¿Qué cabe esperar ahora?

No es la primera vez que la Unión Europea llega a un acuerdo con un país para que este se convierta en su guardián a cambio de mucho dinero. Ya en el año 2016, la UE firmó un pacto con Turquía para devolver al país otomano a cualquier inmigrante que intentara entrar de forma ilegal en el continente.

Desde hace meses, Europa ha impulsado la colaboración con Libia para controlar estos flujos migratorios, una decisión muy criticada por Amnistía Internacional que advirtió que “miles de personas van a sufrir abusos contra los derechos humanos”. Viendo los últimos acontecimientos, parece que las autoridades libias, bien financiadas por la UE, están decididas a expulsar a las ONG’s que trabajan en la zona. Así, centenares de personas pueden quedar a su suerte y es posible que el número de ahogados se multiplique, ya que las mafias van a seguir operando (no se ha hecho nada contra ellas).

Javier Taeño (@javiertaeno)

COMENTARIOS